ALIMENTACIÓN Y SALUD, ¿MODA O REALIDAD?

04.10.2017

 

En nuestro día a día estamos expuestos a mucha publicidad, mucho mensaje constante. Cada cierto tiempo sale  una nueva dieta que parece que es mejor que la anterior, productos “detox”, “raw”, alimentos funcionales o de un producto milagroso o superalimento encontrado en un lugar recóndito del Amazonas. Parece que suena mejor que nuestras legumbres castellanas.

 

Todo resulta muy complicado y hasta confuso. ¿Cómo habrá podido evolucionar nuestra especie sin estos superalimentos o conceptos modernos que han entrado en nuestra vida para quedarse?.

 

Incluso nuestros abuelos, hoy la mayoría octogenarios, que nos sorprenden con su vitalidad, su entereza, su mente clara, quienes tuvieron una alimentación sin estos términos tan “chic”, pero sí basada en alimentos de la tierra, de temporada, sin viajar kilómetros de distancia para llegar a nuestros platos.

 

Estamos metidos en tal bombardeo nutricional en busca y captura de lo saludable que uno puede llegar a preguntarse el porqué pensamos que una alimentación tal y como la concebían nuestros abuelos no es suficiente. Como si ya no nos nutriese ni nos fortaleciera y tenemos que estar siempre detoxificándonos (como si el propio cuerpo no tuviera sus propios medios), purificarnos, dar un empujón de salud a nuestro organismo con batidos o smoothies, pastillas, etc.

 

El marketing ha calado bien. Nos ha creado también en la alimentación y en la salud necesidades innecesarias.

 

Somos lo que comemos. Nuestros alimentos, los que elegimos, se quedan en nosotros y eso es importante. Influye en nuestra salud y ahí radica la importancia de conocer, de aprender, de empoderarnos para poder hacer elecciones buenas para nosotros mismos y nuestra salud. Nuestra alimentación y nuestra salud están entrelazadas.

 

La salud no sigue modas. La salud nace a través de unos hábitos saludables en su totalidad, en introducir nutrientes en nuestro organismo a través de alimentos saludables desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Una alimentación que cubra nuestras necesidades nutricionales según la etapa vital en la que nos encontremos (no es lo mismo un niño, un adolescente, una mujer embarazada, un deportista de élite,…). Todo ello unido a una actividad física diaria. Nuestro cuerpo está hecho para moverse y no para tener una vida sedentaria.

 

¿Cómo se aplica nutricionalmente todo lo anterior?

  • Deja de lado las modas o tendencias. Una alimentación no se basa en ello.

 

  • Crea hábitos saludables en tu vida.

 

  • Evita lo procesado, intenta que en tu cesta primen las frutas, verduras, hortalizas, mejor de temporada y local, legumbres, frutos secos, cereales integrales, proteína animal pero dando importancia a su procedencia (carne ecológica, de corral,…).

 

  • Ningún alimento es imprescindible, lo que nuestro organismo usa son nutrientes.

 

  • No necesitamos ningún suplemento, superalimento, o pastilla. Una buena alimentación bien planificada es suficiente para que ésta sea saludable,  variada, completa y equilibrada.

 

  • Si necesitas ayuda, busca un profesional de la nutrición (dietista o nutricionista) que te asesore, que te explique para poder aprender a planificar, a organizarse y a hacer una alimentación saludable a partir de alimentos reales, con técnicas culinarias buenas, con recetas sencillas y sanas.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

"VEGA" más que un restaurante vegano

April 12, 2019

1/10
Please reload

Entradas recientes

February 25, 2019

September 24, 2018